Armonizando m├║sica, dise├▒o y educaci├│n

Arraigado en una pasi├│n por el dise├▒o, el viaje de la marca desde un proyecto de Kickstarter hasta un fen├│meno global refleja un compromiso con instrumentos ├║nicos y bien elaborados. Con un enfoque en la educaci├│n musical accesible, Loog Guitars contin├║a creciendo, ahora, colaborando con gigantes como Fender.

Por Sofía Vanoli

En el mundo de la innovación musical, pocas marcas han logrado combinar a pasión y la educación como lo hace Loog Guitars. Fundada como un proyecto académico por Rafael Atijas en 2010, la compañía nace como un proyecto de diseño y de negocios al mismo tiempo, con especial énfasis en ofrecer productos que no solo sean distintivos, sino también meticulosamente diseñados.

Esta visión se volvió evidente cuando la guitarra original de Loog se presentó a través de Kickstarter en 2011, recaudando más de 65.000 dólares de la mano de patrocinadores internacionales que quedaron cautivados por la visión de la marca.

«No te podría decir con exactitud qué es lo que motivó a la gente a acompañar el proyecto, pero espero que sea porque hayan visto una propuesta genuina de un equipo que realmente tenía intención de hacer las cosas bien y porque hayan visto, al igual que yo, que hacía falta algo así en el mundo. Creo que es un poco lo que pasa cuando una campaña de Kickstarter es exitosa», cuenta Atijas a The Select Experience.

¿Y cuál era esta necesidad? Replantearse la forma en que se presentan los instrumentos para niños. De acuerdo con su fundador, salir con Loog de forma directa al mercado americano, donde la competencia es masiva, los obligó a innovar, a proponer algo totalmente distito, y eso llegó en la forma de una guitarra de tres cuerdas sin piezas plásticas, construidas completamente en madera de buena calidad, bien afinadas, con buen sonido, y pensadas para que sea fácil y divertido aprender a tocar.

El elemento de diseño característico de Loog ofrece acordes simplificados a sólo tres notas, haciendo que el aprendizaje se vuelva más accesible y menos intimidante para los más pequeños. Y aún así, la utilización de cuerdas y afinaciones de guitarra estándar garantiza que todo lo aprendido en una guitarra Loog también se pueda aplicar en una guitarra de seis cuerdas.

«Nuestra misión siempre fue la misma desde el primer día: hacer que sea fácil y divertido para los niños aprender a tocar música», vuelve a resaltar Atijas. «En ese camino estamos y en ese camino hemos ido evolucionando. A veces se nos ocurren otros instrumentos, otras veces se nos ocurren contenidos educativos, acciones para hacer en redes sociales eventos…».

De hecho, la evolución siempre ha estado al frente de Loog, y es un testimonio de su disposición a adaptarse y perfeccionarse. A modo de ejemplo, su fundador recuerda que Loog inicialmente presentó guitarras desarmadas, pero con el tiempo, reconoció la importancia de mejorar la experiencia del usuario: «había todo una cuestión detrás de eso para que los niños y los padres las pudieran armar juntos, pero después de años en el mercado nos empezamos a dar cuenta de que, si bien eso tenía sus ventajas, también tenía un montón de desventajas porque muchas veces la experiencia terminaba justamente en el armar una guitarra y no en tocarla. Eso fue una evolución bien concreta».

Otra gran evolución para la empresa fue la incorporación de productos digitales como complemento de las guitarras. Tras algunos años en el mercado, Loog incursionó en la creación de contenido educativo para brindar experiencias de aprendizaje que logren hacer que la educación musical sea atractiva y efectiva.

Esta serie de materiales, que van desde lecciones prácticas de cómo tocar guitarra, cómo tocar un acorde, o cómo hacer escalas, a cultura general musical como quiénes eran los Beatle o quién era Prince, se vehiculizan a través de canales digitales como lo es su propia aplicación. La aplicación está disponible de forma gratuita en el App Sore y en el Google Play Store y ofrece lecciones de video, diagramas de acordes, afinador, e incluso un cancionero con canciones de artistas clásicos y modernos.

LOOG GUITARS Y FENDER, UN CRESCENDO COLABORATIVO

Un hito significativo en el viaje de Loog Guitars fue su colaboración con Fender, un nombre icónico en la industria musical. La colaboración demuestra el enfoque integral de Loog Guitars hacia la educación musical, al no solo enseñar habilidades en la guitarra, sino también explorar la historia de los instrumentos musicales.

«A nosotros nos interesa enseñarles todo sobre la música a los niños. Nos interesa enseñarles cuáles son los instrumentos icónicos que nuestros héroes musicales vienen usando desde el principio», explica Atijas.

«Que nosotros pudieramos ser quienes les enseñáramos que hay un modelo de guitarra que es Fender Stratocaster y hay otro modelo que es la Fender Telecaster, y que tienen determinadas características y que nacieron en determinados años, etc., era algo que nos parecía que estaba muy bueno. Y nos parecía también que estaba muy bueno, no simplemente hacerlo nosotros, sino hacerlo en colaboración con Fender. Y fue ahí que los fuimos a buscar».

Ambas marcas comenzaron a trabajar en conjunto en el 2022 y después de un año entero de trabajo en conjunto, lanzaron al mercado una línea de guitarras colaborativas que fusionan la esencia de Fender y de Loog. Estas guitarras cuentan con el clásico diseño de tres cuerdas de Loog, una pastilla, una perilla y, por supuesto, el clásico diseño de clavijero característico de Fender.

La colección presenta dos modelos: una mini guitarra Stratocaster y una mini Telecaster, ambas equipadas con una pastilla de bobina simple y un conector estándar de ¼ que les permite conectarse a un amplificador.

«Para nosotros fue probablemente el hito más importante en la historia de Loog. Fue un proyecto que no solo se nos ocurrió y lo hicimos, sino que lo hicimos en colaboración con esos que son por lejos la marca número uno de guitarras, y que están en el mercado desde hace más de 70 años», agrega.

Mirando hacia el futuro, las aspiraciones de Loog Guitars siguen siendo firmes. El enfoque central de la marca sigue siendo simplificar y enriquecer el proceso de aprendizaje para tocar instrumentos musicales. Y aunque no aspira a conquistar nuevos mercados ni ampliar su catálogo con una multiplicidad de productos, su compromiso con la inncovación continúa presente.

Uno de los potenciales proyectos es expandir su contenido educativo para abarcar varios instrumentos, asegurando que más niños puedan interactuar con la música a un nivel más profundo: «Lo que hicimos con las guitarras se puede hacer con el piano, por ejemplo. Entonces, en el futuro de Loog, ojalá se pueda ver en algún momento una expanción a otros instrumentos con sus contenidos educativos, para que cada vez más niños aprendan a tocar un instrumento», concluye Atijas.