Por Eliane Szabo, especial para The Select Experience

¿Te preguntaste alguna vez si la vida que llevas es la vida que elegirías hoy? El camino que recorriste, ¿te llevó a dónde imaginabas?

La vida tiene sus vueltas, sus imprevistos e imponderables, y eso no lo podemos modificar. Nuestros planes cambian todo el tiempo, pero es nuestra responsabilidad revisar si estamos viviendo una vida que no nos gusta o si no nos sentimos bien en algún aspecto para poder modificar lo que nos incomoda.

Vivimos tan en automático, siguiendo una norma o un ideal de lo que se espera de una mujer en la sociedad, que muchas veces no nos cuestionamos si la vida que llevamos es una vida con intención y propósito. No digo esto como una idea romántica e inalcanzable, sino como la posibilidad real y tangible de sentir que estamos en el camino correcto -el que sea para cada una- a pesar de las vicisitudes.

Hacer una pausa consciente para mirar cómo nos sentimos, cómo hacemos lo que hacemos y por qué lo hacemos es un gran ejercicio para recuperar el norte, reconectar con nosotras mismas y volver a confiar.

Esta es una invitación a un trabajo interno de reconocimiento. A buscar en nosotras mismas las verdaderas preguntas, lo que nos habilitan a cambiar la mirada en cada área de nuestra vida.

¿Cuál es el camino hacia el «éxito»? ¿Qué es lo que realmente quiero para mi vida? ¿Qué y cómo me gustaría que fuese mi vida en el próximo año? ¿Qué podemos hacer para recuperar o aumentar la confianza en nosotras mismas para lograr vivir con propósito y conducir nuestra vida?

me gusta trabajar y que pueden ayudar a potenciar la confianza: la calidad de nuestros pensamientos, nuestras emociones, y nuestras acciones.

La calidad de nuestros pensamientos

Tenemos aproximadamente 70.000 pensamientos por día, de los cuales 45.000 son negativos. Esto nos muestra que nuestra mente funciona como un programa automático, que graba los pensamientos y los repite. Esto hace que tengamos las mismas emociones, tomemos las mismas decisiones y mantengamos los mismos patrones de comportamiento que luego se convertirán en hábitos.

Para cortar este proceso tenemos que adueñarnos de nuestros pensamientos, ser conscientes de qué tipo de pensamientos tenemos y, cuando identificamos pensamientos limitantes, cuestionarlos automáticamente con tres preguntas: ¿Para qué me sirve este pensamiento?; ¿Esto que pienso me hace sentir bien?; ¿Este pensamiento me abre posibilidades de acción o me las cierra?

Este ejercicio nos ayudará a detenernos en pensamientos que nos potencien, nos conecten con las emociones adecuadas y nos permitan accionar hacia nuestros objetivos. Siempre es importante recordar que no somos algo estático, sino que estamos siendo en base a la historia que nos contamos de nosotras mismas.

¿Cómo influyen las emociones?

Las emociones son vitales para la toma de decisiones. Sin emoción no hay preferencia y sin preferencia no hay elección.

Las emociones son energías instintivas, basadas en las interpretaciones que uno hace de su realidad, que buscan expresión. Cuando la energía se expresa en forma productiva, el organismo se descarga y vuelve a su estado de relajación natural. En cambio, cuando la energía queda reprimida, el organismo mantiene un estado de estrés que impide su buen funcionamiento.

El desafío se encuentra en conocer qué nos comunica cada emoción y lograr que eso nos ayude a conocernos mejor para saber cómo reaccionamos ante cada situación; hacer que funcionen como guías para tomar decisiones efectivas.

Nuestras acciones

Identificar nuestros pensamientos y lograr transitar las emociones para reconocernos nos habilita a no perder la dimensión prospectiva de la vida, a acercarnos a lo que queremos, a lo que nos hace bien.

Pero el camino no es recto y tenemos que entender que los tropiezos o demoras no son fracasos sino pasos y aprendizajes para llegar a la meta.

Cuando confiamos en nosotras, logramos tener el coraje para desafiar miedos y cuestionar todas aquellas creencias que nos limitan, nos conocemos más y nos acercamos a nuestra verdadera esencia femenina con responsabilidad consciente por lograr la vida que queremos, dentro de nuestras posibilidades

SOBRE ELIANE SZABO
Eliane es Licenciada en Comunicación Social y cuenta con una especialización en marketing, eventos y relaciones públicas. En sus más de 12 años de experiencia como directora de marketing para empresas y marcas internacionales, ha desarrollado una serie de habilidades enfocadas en el liderazgo de personas. A lo largo de esos años, y a través de la coordinación de equipos de trabajo, Eliane fue desarrollando su interés en potenciar el crecimiento personal de sus colaboradores. Es así que, luego de algún tiempo, decidió formarse a través del Life Coaching, con foco en el empoderamiento femenino y profundizando en parejas, familias, adolescentes e intimidad consciente.