El turismo sustentable es la esencia de Big Bang Nature Stays, ubicado en el kilómetro 109 de la Ruta Interbalnearia, sobre una extensión de 40 hectáreas, donde la naturaleza es la gran protagonista.

La propuesta innovadora se destaca por ser una opción diferente de alojamiento, con mínimo impacto en el entorno, gracias a una infraestructura cuidada, donde sorprenden los espectaculares domos habitación que caracterizan a la marca.

Big Bang contiene un rico contraste entre la belleza de la naturaleza, presente en altos árboles y senderos naturales que se van transformando en un observatorio de la flora nativa, y la alta tecnología utilizada para brindar el mejor hospedaje.

Pese a tratarse de una experiencia única desde su concepción original, Big Bang ha continuado creciendo en la búsqueda de la mejor armonía entre la propuesta comercial, la naturaleza y la creatividad.

Desde su origen, Big Bang fue pensado de manera artística, aprovechando la belleza que lo rodea para inspirar un nuevo proyecto, que inicia con una exhibición permanente, una selección especial de obras y objetos en expansión, con los propios árboles como soporte natural para presentar el trabajo de diferentes artistas.

La instalación «Nature Stays» busca concientizar, a través del arte, la relación del ser humano con la naturaleza, descubrir e identificar la riqueza de especies de flora nativa exótica endémica presentes en el lugar.

Big Bang se presenta como una residencia para los artistas nacionales o internacionales que deseen experimentar y unirse al proceso creativo, aportando su arte a la exhibición.

Un elemento fundacional del proyecto –no solo de la exhibición, sino de Big Bang en general– es el concepto de SlowArt, del artista Tim Slowinski, fundador de la galería Limner de New York: «Esencialmente, bajo SlowArt, el proceso de la vida en sí mismo es una devoción al arte, toda la energía vital está dirigida y enfocada como una expresión del arte. En la vida de SlowArt, la actividad que parece no estar relacionada con el arte se utiliza solo como una estructura de soporte para el arte. El arte no es una ocupación en SlowArt, es una vocación y devoción».

Bajo SlowArt, las actividades que parecen no estar relacionadas con el arte, se transforman, con imaginación y creatividad, en estructuras de soporte para nuevos proyectos. La energía vital, enfocadacreativamente, convierte el proceso de la vida en una expresión del arte.

Con su Art Lab, Big Bang invita a la experimentación e indagación como estímulos para la creación. Se trata de un espacio abierto, un taller donde las propuestas, materiales y técnicas abren caminos nuevos para explorar.

Entre los talleres se tiene la oportunidad de reencontrarse con los juguetes, con la construcción de robots de madera, diseñar todo tipo de objetos, desde casas para pájaros hasta muñecos para armar, o trabajar sobre telas naturales para crear pantallas de lámparas o tapices circulares de raíz.

«El arte es una forma de vida, un método de ser, una forma de percibir el mundo», describe Slowinski. «El arte es una manera de vivir». «El proyecto de Big Bang Nature Stays propone un modelo sustentable, sumando a su módulo de oferta de alojamiento, el desarrollo de contenidos de diversos ejes de interés ambientales sociales y culturales, así como una diversidad de oferta de soluciones creativas e innovadoras para el mercado local e internacional», explican sus propietarios.

«Identificamos también el gran potencial de transformarnos en un espacio natural de concientización y educación para huéspedes o invitados, así como un soporte para actividades e instancias educativas, lúdicas o creativas especialmente enfocadas en el reconocimiento y la riqueza de nuestros recursos», señalan. «Un programa que permita el desarrollo de proyectos ambientales, sociales, educativos y culturales, que preserven la cultura local y den apoyo a la economía del lugar».