No es sencillo medir la huella de carbono de los autos, pero un promedio mundialmente aceptado establece que cada vehículo que recorre 10.000 kilómetros en un año, suma tres toneladas de dióxido de carbono (CO2) al efecto invernadero.

Para combatir este impacto en el medioambiente, particularmente en el cambio climático, Banco Santander, asesorado por Carbosur, ha lanzado la campaña «Préstamo coche carbono neutral», mediante la cual asume la responsabilidad de neutralizar las emisiones de CO2 que el auto realice durante el periodo de vida del préstamo.

El objetivo es lograr un nivel cero neto de emisiones (Net Zero) de carbono, lo que representa que cualquier emisión de gases de efecto invernadero se equilibre con la absorción de una cantidad equivalente de la atmósfera.

«Banco Santander está muy comprometido con la sustentabilidad en general, y el tema referente al cambio climático es uno de ellos», señala Lorena Laborde, referente de Banca Comercial en Sostenibilidad y Créditos a las Familias de Banco Santander. «La sustentabilidad es fundamental y transversal a toda la organización. Tenemos muy claro que la forma de hacer finanzas hoy es en un marco de sustentabilidad».

«En Uruguay una de las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero proviene de los coches a combustión y nosotros tenemos una participación muy activa en el financiamiento de estos. Por ende, sentimos que tenemos una gran oportunidad de hacer la diferencia: si cada coche que financiamos tiene sus emisiones neutralizadas, es un auto menos generando emisiones positivas y es un paso más hacia el cero neto”, explica Laborde.

Su aliado en este objetivo es Carbosur, empresa uruguaya especializada en el área de cambio climático y temas de medioambiente desde hace más de 20 años. Como consultora, la empresa liderada por Álvaro Pérez del Castillo en el cargo de director ejecutivo, asesora a otras compañías interesadas en generar certificados de carbono.

El trabajo de Carbosur consiste en medir la huella de carbono de su cliente, diseñar un plan para reducir las emisiones –utilizando métodos como gestión de residuos, iluminación sustentable o movilidad eléctrica, entre otros–; y neutralizar las emisiones con bonos de carbono.

Los bonos de carbono (VCUs, también llamados créditos o certificados de carbono) son un mecanismo internacional para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente; es uno de los tres mecanismos propuestos en el Protocolo de Kioto para la reducción de emisiones causantes del calentamiento global y efecto invernadero (GEI o gases de efecto invernadero).

Un VCU es un «bono» que certifica que se ha absorbido una tonelada de CO2 de la atmosfera. Esta certificación la otorgan solo algunos organismos internacionales y para conseguirla la inversión debe cumplir varios requisitos. Los bonos de carbono otorgados por Carbosur están certificados por el estándar Verra.

En el caso de «Préstamo coche carbono neutral», y tomando como referencia las tres toneladas de CO2 que cada auto emite al año, Santander deberá otorgar tres VCUs por cada doce meses que dure el préstamo otorgado para su compra.

Santander es miembro fundador de la Net Zero Banking Alliance (NZBA), promovida por la iniciativa Financiera del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, con el fin de dar apoyo financiero de forma de alcanzar la meta del Acuerdo de París, en el que para 2050 se espera que las economías globales logren cero emisiones netas.

«No hay futuro para las organizaciones que no tengan en su mapa de ruta este tema», agrega Laborde. «Las sociedades necesitan que sus bancos, por el impacto que tienen en ellas, se manejen de forma sustentable. En este sentido, además de los proyectos de green finance tenemos proyectos de impacto social, apoyamos el emprendedurismo, la educación, el deporte, la accesibilidad, la inclusión... Intentamos poner nuestro granito de arena siempre que podemos».

«Sabemos que hay mucho por hacer aún, pero las empresas y las personas estamos cada vez más conscientes que nuestras acciones dejan huella y por ello cada vez somos más los que nos comprometemos con hacer que sea una huella sustentable», señala la ejecutiva.