La joya del Oc√©ano Índico

Poseedora de una historia fascinante. La isla de origen volc√°nico, vestida por grandes extensiones de arena blanca y rodeada de arrecifes coralinos, es conocida por su exotismo asociado a los viajes de luna de miel y lujo.

Por Cecilia Besenzoni

Isla Mauricio forma parte del archipiélago de las Islas Mascareñas, ubicada al sur del continente africano, al centro del océano Índico y al este de Madagascar. Allí un poco más de 2000 km² dan lugar a un país intercultural donde la religión, la arquitectura y la gastronomía, junto a su encanto natural dejan huellas en quienes la descubren. 

Su origen marcado por las diversas corrientes migratorias la han convertido en una isla multicultural que le otorga un presente inigualable.

Mauricio cuenta con una ubicación estratégica que fue el factor determinante para que su historia esté marcada por el deseo de dominio de este territorio. Malgaches, franceses, ingleses, holandeses, indios, ceilandeses, orientales e incluso americanos han arribado a esta isla movidos por el interés comercial debido a su conexión con el océano Índico.

La verdad es que no se conoce con exactitud la fecha de su descubrimiento, pero sí está confirmado que los árabes fueron los primeros en ocupar la isla en el siglo X, llamándola «Dina Arobi», que significa isla desierta. Pero recién en el siglo XVI los portugueses fueron los primeros en asentarse, utilizándola como puerto de escala de sus negocios con la India y como fuente de alimentos frescos.

Isla Mauricio estuvo deshabitada hasta 1630 cuando fue colonizada por los holandeses, que al conquistarla la nombraron así en honor a Mauricio de Nassau, el Príncipe de Orange, pero las condiciones climáticas adversas los llevaron a abandonar el territorio, que se disputó entre franceses y británicos, los que en largos periodos de colonización trabajaron en su desarrollo, y que consensuaron leyes, religión y costumbres. 

El país de habla inglesa logró su independencia el 12 de marzo de 1968 y se convirtió en república dentro de la Commonwealth de 1992.

Actualmente, Mauricio cuenta con una población mayoritariamente india que se estableció hace más de un siglo bajo un sistema democrático estable, convirtiéndose en un punto atractivo para los inversores extranjeros, su desarrollo en banca privada, tecnología y turismo lo han llevado a tener unos de los ingresos más altos per cápita de África. 
 
Esta isla multifacética nos brinda una diversidad cultural que se refleja en sus edificaciones, tradiciones y en sus habitantes. 

La muestra de esto es Port Louis, la capital ubicada en el principal puerto de la isla te conquistará con su eclecticismo arquitectónico, construcciones de estilo colonial francés, mezquitas, templos hindúes, que junto con un aire británico crean un espacio vibrante marcado por el ritmo de una ciudad rodeada de museos y centros comerciales.

Como no podía ser de otra manera, la mezcla cultural de Mauricio se refleja también en su gastronomía donde conviven tradiciones culinarias británicas, indias, francesas, chinas y criollas.

Mauricio es solo una muestra más de que el mundo aún preserva lugares que esperan ser descubiertos. 

PARADAS OBLIGATORIAS

Museo de Historia Natural
Uno de los puntos de mayor interés debido a su colección de más de 35.000 ejemplares de animales y vegetales, así como muestras geológicas. Algunas de ellas extintas, entre las que se destaca el esqueleto de Dodo, la ave más famosa de Mauricio. 

Templo Tamil de Abercrombie
Ubicado en el barrio de Abercrombie, es el mayor templo Tamil de la isla. Dueño de una arquitectura única y rodeado de un precioso jardín, sus colores vibrantes resplandecen bajo el intenso cielo mauriciano. 

Aapravasi Ghat 
Uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ubicado en la bahía de Port Louis, fue la residencia de los primeros indios que arribaron cuando se abolió la esclavitud en busca de oportunidades laborales y de asentamiento. Hoy, sus descendientes conforman la mayor parte de la población del país. 

Mercado Central
Junto a Aapravasi Ghat se encuentra el Mercado Central. Ideal para los amantes del street food, el mercado es la oportunidad de ver la vida mauriciana, mezclarse entre sus habitantes, palpitar con el auténtico festín de colores, aromas, sabores y disfrutar de las tiendas locales de artesanías. 

Cauden Waterfront 
El antiguo puerto de la capital es en la actualidad un paseo repleto de tiendas, restaurantes y terrazas donde podrás degustar de la gastronomía local y de la famosa cerveza nacional Phoenix. 

Jardín Botánico de Pamplemousses
Uno de los jardines más alabados del mundo, cuenta con más de quinientas especies diferentes entre las que se destacan más de ochenta variedades de palmeras. Desde las denominadas «reales» que presiden en la avenida de entrada, a las «princesa» que se encuentran en lo más alto del jardín, pasando por las «botellas» denominadas así por su forma, y las «talipot» que florecen cada sesenta años para morir solo unos meses después. 

Festividades
Para vivir Mauricio es recomendable visitar la isla durante alguna festividad como el Año Nuevo Chino, el Aïd-el-Fitr al final del Ramadán musulmán, la fiesta hindú en honor a Shiva o el popular Holi, su folclore tan variado junto a la hospitalidad de sus pobladores hacen de cada fiesta una vivencia inolvidable.

EXCURSIÓN POR EL PARAÍSO

Arenales que se extienden a lo largo de muchos kilómetros rodeados de palmeras, montañas y bosques crean un escenario sinigual. 

Mauricio es metrópoli, pero también es naturaleza en su estado más primitivo. En este equilibrio, la isla te invita a descansar en sus hermosas playas pero también a hacer actividades al aire libre descubriendo todo lo que esta tierra tiene para dar.

El célebre escritor Mark Twain dijo: «Primero se hizo Mauricio, y después el cielo; y el cielo se copió de Mauricio»; esta frase es el preámbulo perfecto para darte una guía de qué sumar en tu recorrido. 

Le Morne Brabant
Considerada la vista más imponente de Mauricio, esta mítica montaña ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco pues fue el refugio de los esclavos fugitivos hasta la abolición de la esclavitud. 

Hoy en día es una actividad imprescindible. Al visitar la isla, ver este paisaje paradisíaco desde lo alto es un regalo para los sentidos.  

Y no termina allí, porque Le Morne también cuenta con playas públicas de blancas arenas acompañadas de un mar coralino donde los kitesurfistas y submarinistas se reúnen. 

En ese entorno se asientan los hoteles y campos de golf más lujosos de la isla. 

La Tierra de los Siete Colores de Chamarel
A 20 minutos de las playas de Le Morne, la naturaleza nos regala dunas de color rojo, marrón, violeta, verde, azul, naranja y amarillo. Un fenómeno natural que se origina a causa de la erosión del suelo y los minerales que otorgan el agua de la lluvia, el resultado es un deleite para la vista que merece ser descubierto.

La Tierra de los Siete Colores forma parte del primer geoparque de Mauricio, un patrimonio natural fascinante que engloba la Cascada de Chamarel donde además de apreciar la vista podrás bañarte y visitar un parque donde habitan tortugas.

Ile Aux Cerfs 
Un pequeño islote situado en la costa este de la isla, frente al pintoresco pueblo de Trou d’Eau Douce, es un de los destinos más populares por la belleza de sus playas donde conviven manglares, cascadas, árboles endémicos, plantas tropicales y rocas volcánicas.  

Los amantes de las actividades acuáticas encontrarán su lugar en Mauricio, ya que Ile Aux Cerfs ofrece la posibilidad de realizar buceo, snorkel, canoa y también paracaidismo. 

Pero eso no es todo, Cerfs posee uno de los más bellos campos de golf del mundo, 18 hoyos diseminados a lo largo de 38 hectáreas con vista a la privilegiada a la laguna.

PALADAR MAURITANO

Biryani 
De origen indio el Biryani es un plato tradicional realizado con arroz, especias, yogur, carne o pescado, acompañado de una refrescante ensalada de pepino. 

Paratha 
También de origen indio el paratha es pan de harina hecho a mano que se rellena con diferentes verduras, carnes y pescados, y se acompaña con diferentes salsas.

Rougaille
Este plato 100% mauriciano se elabora con una variedad de tomate local conocida como pommes d’amour «manzanas del amor», además de cebollas, hierbas aromáticas, carne o pescado y se acompaña con arroz. 

Dhal Puri
Es un pan realizado con harina de lentejas rellena con curry de vegetales. Se acompaña con una limonada recién preparada.

Mine Frit
La herencia china de la isla son los clásicos tallarines salteados al wok con salsa de soja, verduras y carne.

Ensalada de corazón de palmito
Otra especialidad de la cocina criolla también conocida como la ensalada de los millonarios, el corazón del palmito es cocinado a las brazas y servido junto a otros ingredientes en ensalada.