El encuentro de las mujeres líderes

La m√°s reciente edici√≥n del Santander W50 Sumit, que re√ļne en Londres a todas las participantes de los programas de liderazgo organizados por Santander Universidades y LSE, cont√≥ con la presencia de profesionales uruguayas.

En mayo se realizó el Santander W50 Summit, que reunió en Londres, por un día y medio, a más 200 participantes de los programas de liderazgo femenino de Banco Santander y London School of Economics and Political Science (LSE) alrededor del mundo, en un encuentro que brindó una oportunidad única para establecer contactos con mujeres líderes ambiciosas, aprender de académicas de clase mundial y escuchar a las principales expertas de la industria que compartieron sus conocimientos en la materia.

Uruguay estuvo representado en el encuentro por Magdalena Tubio, Head Data & Analytics Uruguay en Equifax, y Ana Laura Gatti, presidenta del Comité de Auditoría Banco Santander Uruguay.

«La agenda del evento fue bastante concreta: conversar e intercambiar sobre la temática, desafíos, resiliencia y oportunidades en liderazgo, especialmente en mujeres, y skills for the future», detalló Tubio. «La mayoría de las presentaciones estuvieron a cargo de alumni del programa y la agenda estaba salpicada de los desafíos más importantes como líderes: ESG, sostenibilidad, diversidad e inclusión, innovación, mujeres en posiciones de liderazgo y poder y transformación digital».

«Las charlas fueron excelentes y, por mi interés, los temas de sostenibilidad fueron espectaculares por el tratamiento que tuvieron», destacó la economista.

Fuera de las sesiones, el foco estuvo puesto en el networking y el rico intercambio que se generó entre las participantes, respaldado por una agenda que incluyó almuerzos, cenas y otros muchos espacios para que las becadas intercambiaran experiencias.

«La magia se da en la construcción y vínculo con el grupo; poder intercambiar experiencias, conocernos luego de haber pasado el programa online, conocer experiencias de vida y profesionales súper enriquecedoras. Y bueno, hacer turismo en una de las ciudades más lindas de Europa en un contexto así fue un privilegio», agregó.

Las conexiones creadas en Londres son motor de un empuje invaluable para la tarea de cada profesional: «Durante casi siete días, luego del evento, los chats de W50 estuvieron, sin lugar a dudas, en el top de mis actividades de WhatsApp. Creo que se contagió un nivel de energía y conexión espectacular. Se generó una marca muy importante que creo va a seguir fortaleciéndose», comentó Tubio.

Banco Santander se ha asociado con la LSE para ofrecer diferentes becas globales, incluyendo el programa Becas Santander Women | W50 Leadership 2022 – LSE, que tiene como objetivo principal la formación de alto rendimiento para 50 mujeres que ocupen puestos de alta dirección en empresas de cualquier sector y que estén buscando trabajar y pulir su propio estilo de liderazgo. Más de 700 profesionales de todo el mundo han participado del mismo desde su creación, en 2019.

Una previa realizada en Montevideo

Previo al Summit en Londres, las alumni uruguayas del programa se reunieron con la embajadora británica, Faye O`Connor, en su residencia.

«Santander Universidades está celebrando diez años del Programa W50 y nos hemos propuesto reunir a las mujeres que han participado a lo largo de estos años», comentó Maria de la Paz Goldaracena, gerenta de Santander Universidades, Alumni del Programa W50 y organizadora del encuentro local. «De Uruguay somos ocho mujeres, y esta fue una oportunidad para afianzar nuestro vínculo y compartir nuestras experiencias; que la Embajadora británica haya sido nuestra anfitriona fue un plus, ya que nos nutrió con su punto de vista en relación a nuestro rol individual y social».

El evento se realizó el 21 de abril y participaron Magdalena Tubio, Cecilia Comas, Yaninna Mella, María de la Paz Goldaracena, Agustina Zuasnábar, Fernanda Ariceta y Ana Gatti, quienes rodean a la Embajadora en la foto.

MAGDALENA TUBIO, HEAD DATA & ANALYTICS URUGUAY EN EQUIFAX

¿Cuáles considerás han sido los pasos más importantes de tu trayectoria profesional?
Un primer mojón en mi carrera profesional diría que fue empezar joven. Eso te da la posibilidad de arrancar de abajo, de equivocarte y aprender más. Comenzás a formar tu vida profesional con más amplitud y visión. Un segundo paso importante fue el ingreso al Banco Central, por lo que significa el proceso de ingreso, de los más exigentes que he tenido en mi carrera -luego del de Goldman Sachs en Nueva York- y porque me dio acceso a gente brillante en la frontera del conocimiento y me dio la posibilidad y el contexto de estudiar afuera. Siguiente mojón el tomar el desafío de irnos con mi marido a estudiar a NY. Fue una experiencia transformadora en todos los aspectos de nuestra vida.

El último diría que fue dejar el BCU para volver a las trincheras privadas. Costó bastante, pero valió cada gota de duda. Me transformó la vida y llevó mi vida profesional a otro nivel; principalmente el de liderazgo y participación en la estrategia de negocios.

¿Qué te impulsó a seguir el camino de análisis de Big Data dentro de tu formación como economista?
Nada muy cinematográfico: la curiosidad, las circunstancias y oportunidades, y la suerte. El Big Data, Data Science, etc., son conceptos relativamente novedosos, pero la disciplina en sí existe hace mucho; las metodologías y procesos están en el corazón de lo que hacemos los economistas en investigación y áreas afines. Siempre tuve curiosidad y avidez por el dinamismo y la energía que te da el sector privado; la toma de decisiones basadas en datos está en el corazón de mi formación e intereses y el trabajo más asociado a propósitos de desarrollo sostenible que tanto me ligaron al banco son parte de mi búsqueda actual, con lo que los eventos se van encadenando.

¿Quiénes han sido tus referentes durante tu carrera?
He tenido siempre gente que me ha apoyado, ha creído en mí y en mi capacidad y me ha empujado a seguir mi ambición y mis búsquedas. Los primeros y permanentes: mis padres, con la educación y la experiencia. Talk the walk and walk the talk. Generosidad, sabiduría y exigencia. Valores de integridad y coraje. Y mi madre especialmente como modelo de rol: una mujer increíblemente inspiradora.

¿Qué te motivó a participar de la beca?
Mi rol de liderazgo fue un gratísimo descubrimiento para mí. Sin embargo, es un poco como ser padres: es de los roles más complejos y de mayor impacto, pero para el que recibimos muy poca formación. Así que me motivaba poder tener algo más de conocimiento estructurado y metodológico sobre el tema, y me pareció espectacular que fuera en un marco de mujeres directivas por la posibilidad de intercambiar y aprender de las distintas vivencias. También obviamente el que fuera un programa becado me ayudó a dar el paso y me permitió acceder a un programa de absoluto primer nivel en una de las mejores universidades.

¿Qué es lo que más valoras del programa?
El programa es espectacular: las profesoras y el nivel de contenido. Algunas cosas del programa que destaco particularmente son, por ejemplo, el grupo, porque es increíble ver que siendo personas tan distintas, de contextos tan variados, los desafíos y batallas son increíblemente parecidas. Eso genera un entorno muy especial de energía y valor. También las herramientas de evaluación, feedback 360 y assesment de personalidad, que me ayudaron increíblemente a la introspección, el aprendizaje y a corregir y moldear mi perfil de líder.

Otro elemento que destaco es la posibilidad de tener un coach que nos fue guiando en el proceso fue fundamental para ordenar los pensamientos y ser más eficiente en identificar insights y acciones. Así como también el conocimiento y la introspección que se da al aprender la evolución y los desafíos en la construcción de liderazgos. Conceptos como el reconocimiento de sesgos, la importancia de la autenticidad, de trabajar sobre las fortalezas y no sobre las debilidades y el poder que te da trabajar sobre lo que a uno le interesa y apasiona, conceptos sencillos en apariencia, pero reveladores.

¿Qué rol deben cumplir las mujeres que ocupan puestos de liderazgo en relación con la búsqueda de la equidad de género?
Tenemos un rol especial en mostrar que el camino no solo es posible sino que es apasionante; y en ese sentido acompañar y generar vínculos y espacios de intercambio. Este partido no se juega de a uno: la equidad de género es responsabilidad y una gran oportunidad de migrar a un equilibrio superior, pero es de todos. Implica sacudir las estructuras culturales de fondo y para eso necesitamos identificar dónde estamos, reconocer los sesgos y filtros que se acumulan desde hace siglos, y ser ambiciosos y audaces en las propuestas de cambios. No tengo duda que a pregunta cerrada, el rol es de todos.