«Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos»

Rotunda

Esta icónica frase de Galeano resume el proceso hacia la sustentabilidad en el cual se a ha embarcado Rotunda, una marca que es consciente del enorme impacto medioambiental de su propio rubro y busca generar una nueva visión, invitando a otros a sumarse al proceso.

Sofía Vanoli

«Somos lo que hacemos para cambiar lo que somos»

Esta icónica frase de Galeano resume el proceso hacia la sustentabilidad en el cual se a ha embarcado Rotunda, una marca que es consciente del enorme impacto medioambiental de su propio rubro y busca generar una nueva visión, invitando a otros a sumarse al proceso.

En enero de este año, Rotunda abrió las puertas de un nuevo departamento: el departamento de Cuádruple Impacto, que abarca el ámbito económico, ambiental, social y el desarrollo humano, con el fin reducir el impacto ambiental e impactar positivamente en las personas.

Es que hoy en día, Rotunda se ha convertido en la marca con la que sus creadores soñaron hace cinco años, pero para los próximos cinco años buscan que esta esté parada en otro lugar.

«En el nuevo paradigma empresarial, además de medirnos en lo económico, también nos medimos en qué impacto social estamos teniendo y en qué impacto ambiental estamos teniendo. Y nosotros agregamos como innovación, como algo que nos mueve, un cuarto impacto que se podría llamar impacto espiritual o desarrollo humano, que es la base que sostiene todo eso», cuenta Kevin Jakter Partner & CEO de Rotunda.

En este sentido, el nuevo departamento, liderado por Josefina García, trabaja de forma transversal, revisando el funcionamiento de la marca e implementando acciones a corto, mediano y largo plazo que mueven a Rotunda cada vez más cerca de su meta.

«Una de las cosas más importantes para nosotros es generar micro proyectos transversales para probar nuestro desempeño a nivel operativo y para poder probar la receptividad del público», agrega García.


Dentro de estos proyectos, uno de los más importantes ha sido el de las Retote –una iniciativa junto con Eme Plástica–, para crear algo nuevo mediante el reciclaje de sus propias bolsas, aprovechando así un subproducto que se genera de traer las prendas embolsadas.

«Sacar las bolsas es algo que no se puede, entonces pensamos en dos íneas: a largo plazo queremos quitar todo el plástico de un solo uso y usar bolsas biodegradables, pero eso iba a demorar, entonces también pensamos en lo que podemos hacer ahora en el entretiempo y ahí surgió el proyecto con Eme Plástica», explica García.

La marca también ha trabajado mucho en el packaging, rediseñando su identidad y enfocándose en la materialidad, en el nivel constructivo, investigando varios materiales y optando por probar aquellos que fueran reciclables localmente para crear una serie de criterios establecidos para toda la empresa. Y a causa de la pandemia, los esfuerzos de Rotunda en la confección de prendas médicas y mascarillas ayudó a materializar la parte social, cociendo con diferentes emprendimientos del MIDES y talleres de establecimientos penales.

«Hay toda una pata humana que estamos moviendo y que queremos que sea parte de Rotunda, que sea parte de nuestros procesos de confección acá en el Uruguay», detalla Sofía Domínguez, codirectora de la marca.

«El cuádruple impacto es parte hoy de nuestro propósito y de nuestro ADN. No es solo hacer acciones puntuales, sino que toda nuestra estrategia tiene que formar parte de esto», concluye Jakter.