En busca de un impacto positivo

Rotunda

En medio de una importante transición hacia un modelo más sustentable, Rotunda busca reducir su marca en el medio ambiente e impactar de forma positiva en la sociedad.

Sofía Vanoli

En busca de un impacto positivo

En medio de una importante transición hacia un modelo más sustentable, Rotunda busca reducir su marca en el medio ambiente e impactar de forma positiva en la sociedad.

Si bien Rotunda no nació con un ADN sustentable, la marca ha hecho del compromiso con el medioambiente su prioridad. Es así que se ha embarcado en un importante proceso de transición de la mano del departamento de Cuádruple Impacto, que abarca el ámbito económico, ambiental, social y el desarrollo humano.

El objetivo, explica Josefina García, directora del departamento, es revisar el funcionamiento de la marca y, a partir de eso, revisar su funcionamiento para diseñar e incorporar procesos transversales a todas las áreas con el fin reducir el impacto ambiental e impactar positivamente en las personas.

«Como directora, mi rol es guiar este proceso», nos comenta García. «En una primera instancia consistió en diseñar un plan, el cual prevé finalizar con esta transición en cinco años. Actualmente comenzamos a ejecutarlo, por lo que estoy a cargo de que estos proyectos sucedan, soy quien tiene la visión sistémica de cómo se engrana cada rulemán en cada área para cumplir con el objetivo».

El objetivo más grande está en el área de producto, donde la marca cree que radica su mayor impacto. Uno de sus proyectos más importantes ha sido el de las Retote –una iniciativa de la mano de Eme plásticas– con la que lanzaron Rotunda Proyecta.


«Se trata de una nueva identidad bajo la cual vamos a comunicar todas las acciones de impacto positivo que hagamos, pero además será una nueva etiqueta que encontrarán en las tiendas para ayudar al cliente a identificarán los productos de menor impacto», explica. «Todo es muy fresco y está en proceso, no quiero adelantarme demasiado, pero sí afirmar que van a pasar muchas cosas positivas».

«Tengo el propósito tatuado en la piel y ese mi objetivo. La industria textil es una industria en la que se trabaja con tiempos sumamente cortos, meses, y con esta presión que exige la rapidez es sumamente difícil pensar y resolver cosas como qué es lo que queremos estar produciendo en cinco años, por eso es importante que alguien tenga este objetivo como su responsabilidad».

Hoy en día, guiada por esta transición, Rotunda intenta ser un driver de cambio en la comunidad, e incluso para otras marcas, ya que, según concluye García, se trata de algo que nos compete a todos y «el impacto se multiplica cuantos más seamos en esto».