Un compromiso con el medio ambiente

Ana Botín

La presidenta del Banco Santander visitó Groenlandia con el equipo del programa español «Planeta Calleja» para transmitir el mensaje de preocupación del Grupo por el medio ambiente.

Sofía Vanoli

Un compromiso con el medio ambiente

La presidenta del Banco Santander visitó Groenlandia con el equipo del programa español «Planeta Calleja» para transmitir el mensaje de preocupación del Grupo por el medio ambiente.

El año pasado, durante el mes de agosto, la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, acompañó a Jesús Calleja, explorador y aventurero español, y a Ramón Larramendi, un referente de la exploración polar, en un viaje televisado por el sur de Groenlandia para comprobar el impacto ambiental de las actividades humanas.

«Cuando visité Groenlandia con el equipo de Planeta Calleja pude comprobar de primera mano el impacto del cambio climático», explicó Botín utilizando su cuenta de LinkedIn. «Fue una experiencia que me hizo reafirmar la responsabilidad que todos tenemos de actuar: particulares, empresas y gobiernos».

Durante su participación en el programa, la ejecutiva aprovechó la oportunidad para transmitir el mensaje de preocupación del Grupo Santander por el medio ambiente, junto con su compromiso para contribuir de forma responsable a una sociedad más sostenible. 

Santander ha ampliado su compromiso con la lucha contra el cambio climático, destinando 220.000 millones de euros a inversiones verdes hasta el 2030, lo cual se suma a su anuncio, brindado durante la Conferencia sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, para ser neutros en carbono en el 2020 mediante la reducción y compensación de todas las emisiones que generan durante sus actividades diarias.

De hecho, hace tiempo que Santander es uno de los mayores proveedores de financiación en energías renovables de Latinoamérica y del mundo, financiando más de 700 proyectos de energías renovables, desde parques eólicos en Portugal, España, Reino Unido, Países Bajos, México, Uruguay y Brasil, a plantas solares en Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos.

Estas y otras medidas han hecho que Santander sea el banco más sostenible del mundo según el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), y la principal referencia internacional sobre la sostenibilidad de las empresas en sus políticas medioambientales, económicas, sociales y de gobierno corporativo.

«Es un tema que debe preocuparnos de forma personal a cada uno de nosotros, pero también es de máxima importancia para los líderes empresariales –muchos de nuestros accionistas institucionales ya nos lo exigen, como debe ser–, para gobiernos, para toda la sociedad. Pasar a la acción es prioritario y urgente», enfatiza Botín.


¿Qué significa todo esto para Santander? De acuerdo con Botín, como uno de los mayores bancos del mundo, y para poder cumplir con su misión de contribuir al progreso de las personas y de las empresas, tienen la responsabilidad de hacer tres cosas: movilizar, acompañar y liderar.

Movilizar los miles de millones de euros necesarios para financiar la transición a la economía verde; acompañar a los 114 millones de clientes alrededor del mundo para ayudarlos a tomar decisiones verdes; y liderar a los equipos institucionales en esa misma dirección para cambiar la forma de trabajar y reducir tanto las emisiones como el impacto de su actividad en el medio ambiente.

Entre el 2011 y el 2018 el banco redujo sus emisiones y su consumo de electricidad un 27% y un 36%, respectivamente. El 43% de la electricidad utilizada por Santander ya procede de fuentes renovables. El objetivo es que para el 2025 toda la electricidad usada provenga de energías renovables en los países en los que es posible obtener certificados de energía renovable. 

«Aunque hemos conseguido mucho y nos hemos fijado unos objetivos ambiciosos, ni los equipos del Santander ni yo estamos satisfechos», asegura Botín. «Sabemos que hay mucho más que podemos hacer y queremos hacerlo».

«Algunas cosas son responsabilidad nuestra, pero conseguir retos más ambiciosos y cumplir con la responsabilidad con nuestros accionistas tenemos que trabajar conjuntamente empresas, reguladores y gobiernos», continúa la ejecutiva.

En este sentido, Botín explica que el mundo de las finanzas tiene un rol crítico y más bancos deberían unirse a los Principios de las Naciones Unidas para la Banca Responsable: «Así podrían contribuir con la fuerza del sector financiero mundial a dar respuesta a esta amenaza existencial», explica.

«Por esto viajé con Jesús Calleja a Groenlandia: para ver y compartir contigo el impacto que está teniendo el cambio climático. Y por esto Santander va a seguir cumpliendo con su responsabilidad de apoyar la transición a una economía sostenible», concluye.