LA SUSTENTABILIDAD, EL CAMINO HACIA EL FUTURO

Socios Sustentables

El impacto ambiental es una temática de especial importancia para las empresas y, en Uruguay, ya son varios los emprendedores que están haciendo un esfuerzo consciente para cuidar a nuestro planeta.

Sofía Vanoli

LA SUSTENTABILIDAD, EL CAMINO HACIA EL FUTURO

El impacto ambiental es una temática de especial importancia para las empresas y, en Uruguay, ya son varios los emprendedores que están haciendo un esfuerzo consciente para cuidar a nuestro planeta.

El impacto ambiental es una temática de especial importancia para las empresas y, en Uruguay, ya son varios los emprendedores que están haciendo un esfuerzo consciente para cuidar a nuestro planeta y producir con materiales orgánicos, duraderos y que reduzcan la cantidad de desperdicios. Te contamos sus experiencias.

ROTUNDA

Para Rotunda, llevar un plan sostenido para convertirse en una organización cada día más sustentable, en todos sus procesos y departamentos, se ha transformado en una prioridad. De hecho, uno de los grandes planes para el 2020 consiste en crear un departamento de sustentabilidad con objetivos y un plan estratégico a corto, mediano y largo plazo.

«Tenemos un propósito y compromiso claro: cuidar, respetar y amar a la tierra y todo lo que habita en ella», explica Kevin Jakter, Partner & CEO de Rotunda. «No se hace todo de un día para otro, ya que todos los cambios llevan su proceso, pero lo más importante es el propósito y que todas las personas que trabajamos en la organización lo compartan. Tener un horizonte claro hace que todas las acciones presentes y futuras nos lleven a trabajar con este compromiso».

Con esto en mente es que Rotunda lanzó una colección cápsula junto con María Bouvier. Se trata una colección al frente de la moda sustentable que usa algodón orgánico, teñidos naturales y mano de obra local. Las prendas son coloreadas artesanalmente con tintes naturales, como cáscaras de cebolla, flores, hojas, y raíces. «Rotunda trabaja en ganar colectivo donde creamos y compartimos, ponemos mucho amor y dedicación en cada acto que hacemos», señala Jakter.

HUERTA EN CASA

El cambio hacia la sustentabilidad se viene dando hace tiempo y los fundadores de Huerta en Casa han visto que hay un gran interés por saber de dónde vienen las cosas, de querer cuidarse y generar hábitos cada vez más saludables. Su propuesta cubre estas necesidades ofreciéndole a los interesados la chance de plantar su propia comida y obtener todos los beneficios de consumir alimentos frescos, orgánicos y recién cosechados.

«La huerta tiene infinitos beneficios y, a diferencia de la gente que dice que es una moda, nosotros creemos que vino para quedarse, que nuevamente se están empezando a valorar cosas que quizás se valoraban en otras generaciones y que hay un cambio de conciencia», explica Horacio García.

SAVIA

En materia de sustentabilidad, Savia es otra de las marcas uruguayas que está allanando el camino. «Para nosotros ser sustentable es un compromiso y una responsabilidad», cuenta Helena Betolaza, diseñadora y cofundadora de la marca. «En la moda, tenemos el privilegio de poder comunicar, de poder concientizar y eso hay que aprovecharlo para sumar un granito de arena y ayudar. Intentamos comunicar a nuestras clientas que sean conscientes a la hora de consumir moda».

En este sentido, la marca recomienda evitar generar excesos, armando un guardarropa de prendas que sean duraderas y permanezcan por generaciones. Optar por la calidad y no la cantidad. Para ello, los procesos de producción y la elección de los materiales son clave.

«La mayoría de nuestros géneros son restos de fábricas que fueron cerrando en nuestro país y confeccionamos hasta con el último metro que queda de nuestras propias sobras. De esta forma generamos prendas sustentables, pero a la vez únicas, y lo logramos hacer en materiales de calidad y duraderos como lino, cashmere, seda y lana», explica.


BIGBANG NATURE STAYS

Para Leandro Deambrosi y Lucia Scandroglio el compromiso con el medioambiente es absoluto, y eso se refleja en BigBang. Diseñado para causar el mínimo impacto posible en el entorno, ayudando a conservar la diversidad de flora autóctona del lugar, el complejo surge como un espacio natural de concientización y educación para huéspedes o invitados.

«Nuestra esperanza es que cada persona que nos visite sea afectada positivamente. Lo importante es tener la conciencia de que no hay otro camino posible que no sea a través del compromiso con el medio ambiente, con nosotros mismos y nuestro entorno, que es quien nos alimenta y nos da vida», enfatiza Deambrosi.

HACERNOS CARGO DE LO QUE CONSUMIMOS

Hay muchas manera de contribuir con la sustentabilidad. Para Alejandro de Medina la motivación surgió corriendo por las playas y siendo testigo de los residuos en su camino.

Primero su actividad física se transformó en «plogging», que suma la recolección de basura al ejercicio físico, y luego en Mis Residuos uy, un movimiento que fundó este año con el objetivo de «contribuir nuevas rutas de sustentabilidad que colaboran con la transformación de hábitos de consumo».

Funcionando a base de voluntariado, Mis Residuos ha realizado diferentes actividades, incluyendo jornadas de recolección en distintas playas de Montevideo, últimamente enfocándose en el Arroyo Carrasco. «Ya hemos recolectado más de 4.000 kilos de basura», explica De Medina. Mis Residuos también se ha dedicado a la concientización de niños y adultos, clasificación y reutilización de residuos, y, para 2020, tienen el proyecto de crear una barrera flotante hecha de basura reutilizada para frenar el flujo de residuos que corren por la superficie del Arroyo Carrasco. «Lo estamos testeando», explica De Medina. «Si funciona nos contactaremos con la IMM para que colabore en este prototipo».

Las botellas de plástico, utilizadas en la barrera, son uno de los residuos más comunes recogidos durante las actividades. «La lista de objetos que sacamos de las playas es amplia, pero podemos decir que el principal desecho son los envases de un solo uso», comparte De Medina. «El problema no está en la botella tirada, en la bandeja de espuma plast o en la colilla de cigarro, el problema está en nosotros y tenemos que aprender a hacernos cargo de lo que compramos y consumimos».

Los interesados en colaborar con la acción de la organización o participar como voluntarios pueden mantenerse informados mediante el Instagram @misresiduos.uy.

MARGO BARIDON

El cuidado del medio ambiente es lo que la inspira a Margo Baridon a crear sus colecciones con prácticas que sean lo más sustentable posible. Todas sus prendas son hechas a mano en Uruguay, con fibras naturales y recicladas bajo un lema de «zero waste», en el que utiliza hasta los más mínimos recortes para crear algo nuevo, reduciendo el impacto de los desechos.

Esta es una marca para la cual la durabilidad en el tiempo también es una prioridad. Todas sus colecciones están pensadas para tener una continuidad año a año, para que no sean descartables y, en la medida de lo posible, que se valgan de materiales innovadores con tecnologías novedosas generadas a través del reciclaje. Estas prácticas van de la mano con el entendimiento de que el consumidor actual está demostrando un creciente interés en conocer la historia detrás del producto, por saber de dónde provienen los materiales y cómo se consiguen. El compromiso es de las empresas y los consumidores en igual medida.