DEARCOS, 10 AÑOS DE INSPIRACIÓN

DeArcos

Nacido como un sueño en un pequeño garaje poco iluminado, DeArcos ha crecido hasta convertirse en una de las casas de decoración más icónicas de Carrasco gracias a su vocación por ofrecer piezas únicas e irrepetibles que ayudan a convertir nuestro espacio en un verdadero hogar.

Sofía Vanoli

DEARCOS, 10 AÑOS DE INSPIRACIÓN

Nacido como un sueño en un pequeño garaje poco iluminado, DeArcos ha crecido hasta convertirse en una de las casas de decoración más icónicas de Carrasco gracias a su vocación por ofrecer piezas únicas e irrepetibles que ayudan a convertir nuestro espacio en un verdadero hogar.

Diez años atrás, las hermanas Belén y María José Arcos Pérez Gómez, junto con su socia, Alejandra Cardoso, se propusieron dar vida a su sueño de abrir una casa de decoración con la misión de diseñar productos que combinaran el clásico atractivo de lo vintage y lo moderno para crear espacios únicos e irrepetibles.

Así́ fue como nació DeArcos. Al principio tan solo como un pequeño emprendimiento lleno de pasión en un garaje sin piso ni luz natural, para luego de varias mudanzas establecerse de forma permanente en el corazón de Carrasco con un local innovador, donde predominan una variedad de texturas y colores que dan cabida a la simplicidad.

«Lo único que teníamos lindo eran nuestros muebles, que entonces conseguíamos en remates, demoliciones y cambalaches», cuenta Alejandra Cardoso, quien destaca que, incluso desde ese primer momento, lo más importante para ellas fue crear una experiencia de compra única y personalizada para cada cliente que pasaba por sus puertas.

«A medida que fuimos vendiendo los muebles, lo primero que hicimos fue utilizar la plata para cambiar las puertas y tener, aunque sea, un poco de sol», recuerda entre risas.

«Después de esa primera etapa apostamos por hacer nuestro primer viaje», relata Belén. «La expectativa y los nervios que pasamos antes de viajar fueron tremendos. Los viajes son siempre en búsqueda, sobre todo, de sorprendernos a nosotras mismas y, por ende, poder sorprender a todos los que nos han acompañado con productos e ideas creativas durante todos estos años en lo que se convirtió en un proyecto de vida espectacular».

Hoy en día, DeArcos trabaja a diario para proponer diseños nuevos y productos hechos a medida, teniendo en cuenta las necesidades y gustos de cada cliente, y tomando como fuente de inspiración principal sus estilos de vida y situaciones cotidianas, con el objetivo de ayudarlos a crear el espacio ideal para poder vivir con calidez, calidad y buen gusto.

De este modo, la inigualable oferta del local de DeArcos combina objetos de diseño y mobiliario provenientes de todas partes del mundo que se complementan a la perfección con productos locales de construcción duradera, sin fecha de caducidad, en formas limpias y despejadas que hacen eco de un estilo clásico y artesanal que se asienta en la modernidad.


La meta es encontrar objetos que no solo apelen a la funcionalidad y practicidad, sino que ayuden a convertir a la casa en un verdadero hogar, llevándonos a amar cada uno de los espacios que nos rodean con la seguridad de que cada una de las piezas pueden resistir la prueba del tiempo.

«Para nosotros, alcanzar estos diez años fue como un despertar. ¡Sobrevivimos una década y nuestros objetos deben durar mucho más!», cuenta Cardoso. «Para lograrlo tenemos un equipo de trabajo muy grande, aquellos que se ven y aquellos que no, pero que siempre nos ayudan a lograr cosas nuevas. Creo que es por eso que los clientes nos han apoyado tanto durante todos estos años de crecimiento».

«Es por eso que de cara al futuro pensamos en seguir innovando, diseñando y viajando para mejorar todos los días nuestra propuesta y lograr que las casas de los uruguayos sean cada día más lindas», agregó María José.

HOGARES QUE NO PASAN DE MODA, EL ESTILO DE DEARCOS

En materia de tendencias, DeArcos apuesta por un estilo único que se basa en el diseño de hogares atemporales, con un estilo que no pasa nunca de moda, pero que siempre tiene en cuenta las tendencias del momento. Y siempre con la presencia de una linda biblioteca llena de libros, adornos y recuerdos familiares, algo que las fundadoras dicen nunca puede faltar en ninguna casa.

¿Cómo lograr este estilo atemporal? Para ello es clave apostar por muebles duraderos de buen diseño, calidad y, por sobre todo, originalidad. Objetos funcionales que decoren, pero que también se adapten al estilo de vida de la familia. En este sentido, se recomienda invertir en piezas como sillones – cómodos y resistentes –, las infaltables bibliotecas, y buenos artefactos de iluminación que aporten carácter a los ambientes y generen atmósferas relajantes.