Lujo accesible

El hotel más innovador de Nueva York

Ubicado en el Lower East Side de Manhattan, a cinco cuadras del reconocido restaurant Balthazar del Soho, el nuevo Public Hotel, diseñado por los arquitectos suizos Herzog & De Meuron (Estadio Allianz Arena de Munich, la Filarmónica del Elba en Hamburgo) revoluciona la hotelería tal como la conocemos hasta ahora, para ofrecer mucho más que un lugar para dormir.

Cecilia Camors

Lujo accesible

Ubicado en el Lower East Side de Manhattan, a cinco cuadras del reconocido restaurant Balthazar del Soho, el nuevo Public Hotel, diseñado por los arquitectos suizos Herzog & De Meuron (Estadio Allianz Arena de Munich, la Filarmónica del Elba en Hamburgo) revoluciona la hotelería tal como la conocemos hasta ahora, para ofrecer mucho más que un lugar para dormir.

Los viajeros de hoy solo quieren cosas que importen, que sean convenientes y que hagan sus vidas más fáciles. El empresario hotelero Ian Schrager entendió esto y por eso creó una nueva marca de lujo que promete innovación, diversión, estilo y servicio, además de ser accesible para todos. El lujo ya no son más cosas o algo de alto precio. El lujo ahora se trata de experiencias y de cómo nos hacen sentir. Public Hotel es un ejemplo de esto y The Select Experience Magazine se lo muestra en primera persona.

Los espacios comunes fueron diseñados para reunir a la gente, generar una comunidad y conectar trabajo, ocio, diversión y cultura. El mix de terminaciones y mobiliario no puede ser clasificado en un estilo particular. No hubo un impulso por llenar los espacios, sino más bien una premeditación para editar, eliminar y alcanzar el perfecto balance de los elementos.

No hay recepción, los huéspedes hacen su check in desde sus celulares o en uno de los iPads que ofrece el lugar. No hay servicio de botones, hay un equipo de Public Advisors multitarea. No hay room service, los huéspedes pueden bajar a Louis a comprar un café o contactar a un public advisor.


«Nosotros no sólo pusimos un iPad en cada habitación bajo el disfraz de "somos un hotel tecnológico", como tantos otros están haciendo. Cada interacción con la tecnología fue considerada para su efectividad y eficiencia», dice Schrager.

Las 367 habitaciones son inteligentes (cortinas black out que suben y bajan al apretar un botón, Apple TV) y eficientes, como cabinas en un yatch, tienen todo lo que se necesita, confort en perfecta armonía con funcionalidad. Son básicas (nada de largos baños ni batas), porque ¡quién quiere quedarse en la habitación si la fiesta está abajo!

Eat

Lo mejor de la comida de Nueva York, verdadera comida de mundo, es el objetivo detrás de los restaurants Public Kitchen y Louis, de Jean-Georges Vongerichten, ambos con una gastronomía saludable y orgánica en su esencia.

Su gastronomía refleja todas las culturas que integran el mix ecléctico y el melting pot que es Nueva York, con una oferta que va desde el pollo coreano picante hasta los sándwiches de pastrami caliente, desde sushi y Dim Sum hasta las mejores hamburguesas, hot dogs y pizza de la ciudad.

Louis, parte almacén, parte cafetería, parte feria y parte cantina, ofrece slow food a precio razonable en un servicio casual, rápido y amigable.

Este espacio multimedia albergará una cartelera cultural de vanguardia: proyecciones de películas, obras de teatro, danza, música, exhibiciones de arte, entre otras actividades.